viernes, 22 de enero de 2016

Programa nº 98: La despedida de Bowie, Blackstar

No sabia mientras escuchaba por primera vez el disco Blackstar, que unas horas antes Bowie había abandonado el planeta tierra para volver a vaya usted a saber que galaxia. Aquella de la que nos cayó como agua de mayo, para dejar una obra inmensa, completa e indiscutible - el que quiera discutir, que levante la mano, y empezamos.


No lo sabia, pero el disco rezumaba un aire tétrico y espiritual que ya me hacia intuir que algo no andaba bien.
Bowie nos dejó, pero su obra permanecerá siempre. Es un tópico pero no por ello deja de ser menos cierto. Y aunque en La taberna habrá tiempo de repasar sus discos, unos mayores y otros menores, pero todos interesantes, esta semana no podía hacer otra cosa que hablar de su epitafio, este Blackstar tan especial. Con un acompañamiento de lujo por parte de la banda de jazz del saxofonista Donny McCaslin, Bowie ha parido otra de esas obras con las que nos sorprendía cada cierto tiempo, y el destino ha querido que sea la última.
Disfrutemos pues de su legado, empezando por lo último que nos cantó y nos contó:


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguir por eMail este blog